Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

El ciclismo de montaña gana terreno

El ciclismo de montaña está pasando por un buen momento en el Perú, eso no se discute. El deporte se está masificando, haciendo que la oferta y demanda de bicicletas haya crecido de manera sostenida en los últimos cinco años, lo cual podemos afirmar remontándonos a los orígenes de las pruebas.

Si bien el ciclismo de montaña ha tenido representantes y eventos importantes desde los años 90′, este último lustro ha sido clave para su desarrollo.  Podemos decir que contamos con un escenario prometedor: la concurrencia a eventos deportivos es prueba de ello, tanto para los participantes como para los auspiciadores.

La diversidad de terrenos y paisajes de fácil acceso, en muchos casos, permite que los organizadores de eventos realicen numerosas convocatorias y que se genere una alta expectativa entre los grupos de entrenamiento de las diferentes ciudades.

A pocos kilómetros de la capital, se encuentra un variado abanico de opciones de rutas para distintos niveles de preparación y entrenamiento.  Pachacamac, por ejemplo, cuenta con una enorme variedad de circuitos de todo nivel técnico; muchas ya son conocidas y exploradas casi todos los fines de semana.

Algunos clásicos peruanos

Pero en Perú, ya tenemos varios competencias de alto nivel.  Una de ellas, además de ser “un clásico” en esta disciplina, es el Rally de Totoritas (al sur de Lima).  Es una prueba muy concurrida y esperada por los amantes del ciclismo de montaña.

Existen otras rutas menos exploradas, pero es evidente que ya están en el radar de muchos atletas “caza-aventuras”.  Hay carreteras con mucho potencial, ubicadas en lugares con paisajes increíbles, en ciudades como Cusco y Huaraz.

Si comparamos nuestro nivel competitivo con los países vecinos o de otros continentes, tal vez quedaremos en desventaja.  Afortunadamente, ese escenario a su vez está cambiando; eso se está logrando con nuevos practicantes y con las personas que, de pronto, toman interés por esta actividad. Con ellos, llega el aporte de los privados.

Por fortuna, la inversión también ha crecido en el rubro del ciclismo, lo cual se percibe a través de auspicios en eventos.  Lo que aún queda pendiente es el interés de las empresas que no están relacionadas directamente con la disciplina de las dos ruedas, como ocurre en otros países u otros deportes.

¡Compartir por correo electrónico!