Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Crossfit vs. entrenamiento funcional

El crossfit y el entrenamiento funcional han ido ganando terrenos en los gimnasios casi con la misma voracidad, apoderándose de miles de cuerpos sedientos de una actividad diferente.

Cada día, más personas se sienten capaces y con la confianza necesaria para atreverse a seguir uno de estos entrenamientos.  Antes de aventurarse a practicarlos, es importante entender de qué se trata cada una de ellas.

El entrenamiento funcional y el Crossfit son dos maneras diferentes de entrenamiento, que ayudan a estar en buen estado físico, mantener una buena forma y alcanzar un nivel de exigencia diferente.

Crossfit, tan conocido y nombrado

Crossfit es una práctica deportiva patentada y creada en 2001. Consiste en un menú de determinados accesorios y ejercicios basados en movimientos funcionales de alta intensidad, para mejorar el performance del atleta. Es adaptable en cuanto a su intensidad.  El entrenamiento se basa en superar constantemente pruebas y en exigirse a sí mismo.

Por otra parte, suele tener contraindicaciones derivadas de la alta intensidad y la variación.  Es una disciplina que requiere un adecuado control y planificación, así como de asesoramiento profesional. Importante tener en cuenta esto último.

Conoce el entrenamiento funcional

En tanto, el entrenamiento funcional es la base del crossfit; existe desde que tenemos conocimiento de la existencia del deporte.  Se basa en movimientos cotidianos (funcionales), adaptables a las necesidades de cada persona/atleta, para mejorar sus habilidades deportivas en diferentes aspectos: fuerza, potencia, concentración, resistencia, entre otros, mostrando variedad, tecnicismo y dinámica.

Por ejemplo, en el boxeo se utilizan sacos y cuerdas; en fútbol, escaleras de velocidad y conos; en básquet, balones medicinales.  Es posible combinar los accesorios dependiendo del plan de trabajo o, inclusive, entrenar sin ellos.

El entrenamiento funcional suele ser utilizado en deportes como natación, fútbol, tenis y otras muchas prácticas individuales relacionadas con el atletismo.

Por otro lado, esta disciplina es fundamental en las terapias de recuperación de lesiones y en el entrenamiento para la tercera edad. También es utilizada con niños, ya que ayuda a la motricidad, coordinación, concentración, entre otras.

Sea cual sea la modalidad que se desee practicar, siempre es recomendable buscar el consejo de un experto para evitar posibles lesiones y lograr los objetivos.

¡Compartir por correo electrónico!