Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Navidad runner, ¿podemos comer lo que sea?

Llegó el último mes, la Navidad está entre nosotros. Alegría, regalos y algarabía inundan nuestros días. Pero, también existe un asunto importante que tiene que ser atendido con cautela: las fiestas de fin de año pueden ser el principal problema del aumento de peso. Y ojo, no por ser corredores somos inmunes a las calorías. Si bien las podemos perder con el entrenamiento regular, sería erróneo creer que siempre será así de fácil.

Sin duda ejercitarse hará que bajemos de peso y amortiguará esas calorías extras, que sin duda ganaremos en estos días. Panetones, principalmente. Aves o carnes también se podrían incluir en la nueva dieta por el mes de diciembre. Claro, estos alimentos nos podrían perjudicar, pero tengamos en claro que no somos invulnerables a las calorías solo porque nos ejercitamos.

Lo ideal es llevar una dieta regular, que no varie mucho de nuestros hábitos alimenticios. Por ejemplo, el panetón es el alimento más común en diciembre. Según datos nutricionales, este pan dulce tiene por cada 100 gramos 374 calorías, 7.5 proteínas, 14.8 grasas, 52.7 hidratos de carbono y 70 índice glucémico. Si deseamos consumirlo tenemos que tener en cuenta todo este aporte sustancioso.

En este mes también somos más propensos al pavo o al cerdo o a carnes en general. Tan solo por 100 gramos de la deliciosa ave obtendremos 157 calorías y 74 mg de colesterol. Una tajada de 100 gramos de cerdo, por ejemplo, nos otorgará 242 calorías y 80 mg de colesterol.

El vino tinto también es un producto que llega comúnmente a nuestra mesa. Si bien el ejercicio nos ayudará a bajar esas calorías extra, tenemos que tener en cuenta el valor nutricional para no descompensar nuestra dieta. El análisis de una copa pequeña arroja que ganaremos 56 calorías. Parece insignificante, pero cinco tragos después quizá empieces a pensar en el ejercicio que tendrás que hacer para compensar todo eso.

Recuerda que ser un atleta no te volverá invulnerable a las grasas: prevenir es mejor que lamentar y la mejor forma de lidiar con esta época de excesos es ejercer un poco de autocontrol.

¡Compartir por correo electrónico!