Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Beneficios de correr bajo la garúa

El pronóstico meteorológico no está siendo amigable con Lima. La ciudad empieza a experimentar un descenso en su temperatura. El sol aún se mantiene por las tardes, pero durante las mañanas y las noches el clima es implacable. El otoño ha llegado a la capital y con él el frío, las garúas y la neblina.

Pero este nuevo escenario climatológico no debería desanimar a los runners limeños. Si bien es cierto que las mañanas y las noches son los momentos del día habituales en que los corredores salen a practicar, esta variación de espacio no debería afectar nuestro entrenamiento.

Ahora, tienes que tener en cuenta que correr bajo la garúa limeña, por las mañanas o por las noches, tiene una serie de beneficios que harán mucho más entretenido el momento de entrenamiento.

 

Ver más

5 consejos para mejorar tu resistencia

Breaking2 no baja las 2 horas, pero deja la puerta abierta

Derek Murphy, el detective de las carreras

 

Ten en cuenta que el primer y gran beneficio es justamente el escenario. La garúa sólo aparece por un determinado espacio de tiempo en Lima. Trata de encontrarle el lado divertido a la situación. Quizá te emocione sentir las gotas de lluvia en el rostro mientras corres. Vuelve a ser niño y disfruta de los placeres de la vida y, sobre todo, de aquellos que aún puedes realizar mientras te ejercitas.

Existe un punto vital en el ejercicio de correr bajo la garúa. La condición climatológica y el escenario nos trae una gran ventaja que, quizá sin saberlo, estamos aprovechando cada vez que corremos bajo el agua. Sucede que el entorno, al ser más frío, genera en el cuerpo una acción de retardante al momento de entrar en calor. Por ende, se necesitará más energía para lograrlo y esto hará que queme más calorías.

Diversos especialistas coinciden en que la lluvia implica un esfuerzo extra por parte del corredor, además. Por lo tanto, ese esfuerzo extra derivará en una demanda de energía más fuerte de lo habitual.

Otro punto importante es el factor psicológico. Quizá no te das cuenta y no lo notaste, pero las carreras no se detienen cuando llueve. Entonces mejor vale estar preparado si en algún momento sucede eso mientras estamos en la pista. Además, la satisfacción de poder hacerlo mientras que el resto de runners está en su casa, es gratificante y estimula al cerebro de manera positiva irradiando endorfinas.

¡Compartir por correo electrónico!