Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Las maratones más temidas del mundo

El reto máximo de cada runner es terminar una maratón. El anhelo de superar los 42 kilómetros 195 metros es un constante deseo. Salir airoso del tramo más temido, en el mundo del atletismo, es sinónimo de gloria y consagración.

El solo hecho de pensar que uno estará corriendo más de dos horas ya es desgastante. Pero el atleta, en la búsqueda constante de nuevos reto y pruebas, se obsesiona por superar los 42 kilómetros 195 metros en condiciones cada vez más exigentes.

Ya sea por la situación climática, tipo de ruta o altitud máxima, algunas maratones se erigen como las más temidas del mundo. Conoce cuáles son, qué condiciones presentan y cuándo puedes atreverte a correrlas.

La más clásica de las maratones es también una de las más temidas. La de Atenas. Se tiene que madrugar para que un autobús te lleve al Estadio de Maratón. El recorrido es escabroso, con subidas y bajadas que golpean constantemente las piernas y menguan la condición física. La carrera se vuelve más complicada para los más atrevidos. Está permitido realizarla disfrazado de soldado ateniense, con espada y casco incluido. No es masiva, pero el solo hecho de participar y terminarla te hará sentir como un héroe moderno.

La Maratón Internacional de Huancavelica se recorre a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar. Es la prueba más dura de Perú y, quizá, del continente. Subidas y bajadas, rutas angostas y bastante trail running, la pedregosa carretera se convierte en el sendero del esfuerzo. El frío también disminuirá tu condición física. En conclusión, altura más ruta complicada más frío hacen de este tramo uno de los más temidos.

La Maratón del Everest es la competencia más fría a la que te podrás enfrentar alguna vez en tu vida. Realizada en mayo, se parte desde uno de los puntos más altos del planeta. Exactamente a 5.364 metros sobre el nivel del mar. El ganador promedio demora alrededor de cuatro horas. El oxígeno escasea, se cree que a esa altura el aire solo tiene la mitad de oxígeno que en el llano. Se inscriben alrededor de 150 personas por edición.

¡Compartir por correo electrónico!