Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Ventajas de correr en altura

Los runners constantemente estamos buscando maneras de mejorar nuestra capacidad de acumular kilómetros en el menor tiempo posible. La exigencia de correr y la competitividad nos obligan a averiguar mejores formas para optimizar nuestro desempeño.

Desde rigurosas dietas, complejas rutinas y diversos tipos de ritmos, los runners buscamos mejorar nuestros tiempos. La forma más natural de optimar nuestros minutos y almacenar distancias es correr en altura.

El entrenamiento en altura es una táctica que realizan diversos corredores para aumentar su capacidad pulmonar, así lo explica el médico deportivo Julio Grados.

“Correr en altura genera una sobrecarga al atleta o deportista. Este adicional contribuye y beneficia al runner. La altitud tiene que superar los 1.000 metros sobre el nivel del mar para que tenga una real relevancia”.

 

Ver más

¿A qué edad mis hijos pueden practicar running?

Tapering, la clave antes del maratón

Cinco lugares para correr en Lima

 

Pero ¿qué beneficios podría traernos correr en altura? El doctor Grados nos lo explica: “Lo principal es la mayor resilencia a la fatiga. Nos cansaremos menos una vez volvamos al llano. Por ende también mejora la resistencia. Nos volveremos más constantes con los niveles de fuerza que emplemos al realizar alguna actividad físca”.

Mientras más altitud, menos oxígeno. A partir de esa premisa se entiende y explica los beneficios de correr en altura: el cuerpo necesita adaptarse a la elevación. Una vez superada esa traba, nuestros pulmones tendrán más capacidad de llevar oxígeno hacia los músculos. Cuando se regresa al nivel del mar, la resistencia se ve claramente beneficiada: podrás correr más tiempo y mantener el ritmo durante más kilómetros.

Quizá esa pueda ser la explicación para entender por qué los africanos tienen tanto éxito en las carreras de largo aliento. A parte de las condiciones sociales y coyunturales que determinan su temprana intervención y casi natural cualidad de correr largas distancias, esto se ve potenciado por la altitud en la que viven. Países como Kenia, Uganda y Etiopía dominan el medallero histórico de los Juegos Olímpicos en maratón. Estos países están a más de dos mil metros de altitud.

¡Compartir por correo electrónico!