Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Cómo evitar las ampollas al correr

El arma principal de los runners son sus pies. Es la herramienta básica para poder cubrir cualquier tramo, respaldado siempre por la resistencia y la motivación. Pero, centrándonos en la parte física y motriz, las extremidades inferiores son el principal instrumento de todo corredor.

Los pies, en ese sentido, son la parte que más se expone a las lesiones. Contusiones y golpes en los tobillos; cortes y heridas por el roce del calzado; dislocación o ruptura del tendón de Aquiles, etc. Son diversas y de todo tipo. Sin embargo, tal vez sean las ampollas las más molestas y recurrentes.

La gran ventaja es que pueden ser tratadas de manera casera. Para Daniel Doy, director de podología de Limablue, para poder atacar a las ampollas primero tenemos que saber qué son exactamente.

“La ampolla es uno de los tantos dispositivos que tiene el cuerpo humano para defenderse. El problema con ellas es que, si están en la planta de los pies, necesitamos curarlas y así podremos continuar entrenando. Lo ideal es solo pincharlas y, atención en esto, no retirar la piel muerta”, sostiene el doctor.

 

Ver más

¿Cómo afecta el running a tus pies?

Tengo asma, ¿puedo practicar running?

¿Correr te puede convertir en un mejor amante?

 

Pero, antes de que tengamos esta perjudicial condición; quizá sea mucho más oportuno prevenirlas. “Lo primero es encontrar el motivo. Una vez tengamos resuelto este punto, será mucho más fácil combatirlas”, menciona Doy.

El especialista sostiene que la principal causa de las ampollas es el uso de nuevo calzado. “Aunque parezca contradictorio, el uso de un par de nuevas zapatillas puede ser el principal motivo de las ampollas. Llevar un calzado inadecuado también podría ser una de las principales razones”.

Existen distintas maneras de prevenirlas. Las más sencillas y caseras pueden ser “utilizar medias de algodón; evitar apretar demasiado los pasadores de las zapatillas, o tener un óptimo sistema de ventilación en el calzado”, sostiene el especialista.

“Un punto vital es el calor”, dice el podólogo.“Tenemos que estar preparados para combatirlo”. El pie debe estar lo más seco posible al momento de correr. Y, lo que casi siempre sucede, es que no prestamos atención, y después de realizar un gran tramo nuestras medias pueden estar húmedas, más algún roce con la zapatilla y el excesivo calor, las ampollas no tardarán en aparecer.

Estos sencillos consejos pueden hacer la gran diferencia a la hora de entrenar. Recuerda que el arma principal de un runner son sus pies y, sin ellos en una condición óptima, nuestro desempeño se podría ver seriamente perjudicado.

¡Compartir por correo electrónico!