Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Cómo afecta el running a tus pies?

Un par de zapatillas y muchas ganas. Es lo básico para salir a correr. Aunque, es cierto, también se puede correr descalzo. Sea como sea, serán los pies, siempre, la herramienta fundamental. Gran parte de la maquinaria de desplazamiento del ser humano está enfocada allí, en esa base.

Los pies están compuestos por 52 huesos (26 por cada uno).  Eso quiere decir que una tercera parte de los huesos están en la herramienta fundamental para hacer running, la que recibe la mayor carga.

Por eso es fundamental conocer cómo afecta el running a nuestros pies. “Lo primero que hay que saber es que el talón, el tobillo, la planta, el dorso del pie y el antepié, son las partes que más se perjudican al momento de correr”, explica la Doctora Yasica Doy, podóloga y directora de Lima Blue. Para la especialista, estas partes de nuestro cuerpo son las encargadas de absorber el impacto y, por esa cuestión, las más vulnerables a la hora de entrenarnos.

 

Ver más

¿A qué edad mis hijos pueden practicar running?

Cinco lugares para correr en Lima

Asics Golden Run llega a Perú

 

“La zancada cuenta con tres fases: impacto, apoyo y despegue. En cada una de ellas, nuestro pie se expone a múltiples lesiones. Durante el impacto, el peso recae en el talón y el tobillo. La amortiguación y la estabilidad son vitales para evitar problemas”, detalla Doy.

Durante la segunda fase, las articulaciones son fundamentales. “Luego, la planta del pie entra en acción. Su función es soportar el peso corporal. El tobillo es de gran ayuda en este momento, pues permite realizar el movimiento de pronación o supinación”, agregó.

Luego culminamos el movimiento con el despegue. “El pie sale del suelo con la ayuda de las almohadillas de las plantas. Nuestro cuerpo avanza a través del impulso desde el dedo grueso, hasta el quinto”, cierra Yasica. Realizar de manera adecuada estas fases es vital para evitar lesiones. Pero siempre habrá complicaciones. Nuestro cuerpo está hecho para correr; pero tenemos que adaptarlo para la exigencia. Para ello, se hace vital realizar masajes con productos hidratantes. Y, como siempre resaltamos, vale la pena que lo consultes con un especialista. 

¡Compartir por correo electrónico!