Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Cómo quemar grasa mientras duermes

Entrenarse y exigirse es parte de la preparación de cualquier atleta. Pasar horas adecuando el cuerpo con constante actividad física también es muestra de entrega y sacrificio. Pero, ¿qué sucede cuándo queremos ir más allá de la típica práctica diaria? ¿Qué opciones tenemos para ganar tiempo –que es lo que a todo el mundo le falta– y llegar a algún objetivo de manera rápida?

Si entrenarse es a día, descansar es a noche. Buena analogía que trataremos de variar para ganar más tiempo y ejercitarnos aún mientras dormimos. Claro, el solo hecho de imaginarlo resulta imposible, pero no es que vayamos a correr mientras estamos descansando. El mito se convierte en realidad a partir del análisis médico y los trabajos de nuestro cuerpo a la hora de la siesta.

Todo empieza por los beneficios de nuestro organismo. La leptina y la ghrelina son dos hormonas que producimos mientras descansamos. La primera se encarga de reducir el apetito y la segunda regula la necesidad de ingesta. Entonces, ¿cómo pueden ayudarnos en la disminución de grasa?

La Universidad de Wisconsin logró demostrar que las personas con peso extra descansan alrededor de 16 minutos menos por día. Estudios también comprobaron que dormir más reduce el nivel de ghrelina y aumenta el de leptina. Es decir, pernoctar más horas disminuye la sensación de hambre y aumenta el efecto de saciedad.

Lo ideal es mantener el apetito controlado, pues como podrás notar, muchas veces es una cuestión biológica el efecto de sentir hambre, y también, una cuestión hormonal el estar satisfecho de comida.

También existen los batidos antes de dormir. Sin duda los más efectivos son los de caseína: este tipo de proteína se asimila paulatinamente y demora entre seis y ocho horas en descomponerse. Esto favorece a la asimilación pues el metabolismo continúa trabajando, y al levantarte tendrás la sensación de estar satisfecho.

¡Compartir por correo electrónico!