Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

La forma de tu cuerpo define el deporte para el cual estás hecho

Las personas del mundo pueden ser agrupadas por la religión que profesan, el idioma que hablan o la nacionalidad que poseen. Sin embargo, la diversidad es tal que resultaría un ejercicio complicado concentrarlas por estos rasgos. Para fines científicos, los médicos han logrado distinguirlos por morfología.

Tres son las grandes familias morfológicas. Las características físicas determinan el grupo al que cada uno pertenece y, una vez conocido este detalle, se podría recomendar el ejercicio más idóneo.

Las personas se pueden dividir en tres tipos de morfologías: mesomorfos, ectomorfos y endomorfos. El fisiólogo estadounidense Cedric Bryant, de la American Council on Exercise (ACE), explicó y detalló cada una de ellas.

Mesomorfos

Son aquellos que poseen el cuerpo ideal para el deporte. Hombros anchos, torso macizo y cintura delgada. Además tienen la gran ventaja de desarrollar rápidamente los músculos y sus cuerpos almacenan poca cantidad de grasa. Gozan de un metabolismo rápido y los deportes ideales son el tenis, el fútbol y el boxeo.

 

Ver más

El running, ¿puede ser adictivo?

¿Es aconsejable correr resfriado?

Conoce las ventajas de correr de noche

 

Es ideal realizar ejercicios como saltar cuerda o cuclillas. Esto permite que los mesomorfos desarrollen más los músculos. Lo recomendable es buscar ejercicios que desarrollen la potencia y la fuerza. “Usa un peso que sea tan pesado que no logres hacer más de 10 repeticiones de cada ejercicio, porque este tipo de entrenamiento ayuda a desarrollar la forma de tus músculos”, puntualizó Pete McCall, de la misma organización.

Ectomorfos

Tienen contextura delgada y extremidades largas. No poseen muchos músculos ni grasa. Hombros pequeños y pecho plano. El atletismo, la natación y el ciclismo son las disciplinas más beneficiosas para este tipo de personas. En el gimnasio deben realizar ejercicios de fuerza para compensar la falta de musculatura. Se deben realizar ejercicios con peso como sentadillas, push-ups, estocadas o aeróbicos de alta intensidad.

Endomorfos

Tienen una distribución ósea generosa. De cintura gruesa, brazos y piernas cortas. La desventaja es que almacenan grasa debajo del abdomen, muslos y caderas. Cuentan con gran masa muscular. Es ideal buscar la movilidad articular continua. Ejercicios de pesas con varias repeticiones.

La estrategia adecuada para los endomorfos, señala McCall, es realizar “entrenamientos de fuerza y cardio”. Se tiene que trabajar la parte superior del cuerpo, posterior y abdominales con el mínimo descanso entre series. Lo que se busca es quemar más calorías que un entrenamiento cotidiano.

Recuerda que la información es poder y conociendo el tipo de cuerpo que posees, el entrenamiento será más beneficioso.

¡Compartir por correo electrónico!