Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Señales para reconocer que se avecina una lesión

Nuestro cuerpo es sabio. Tan inteligente que nos va a avisar con anticipación si es que estamos ante la venida de una inminente lesión. Existen muchos mecanismos de advertencia, desde dolores, pulsaciones o caída en el rendimiento.

Es vital entender y conocer este punto para poder prevenir una lesión, pues podemos padecer de una que nos aleje del mundo del running, ya que este problema llega con más malestares. La frustración viene acompañada de toda dolencia. El desgano y hasta el desinterés podrían ser secuelas peligrosas que atentarían contra nuestra actividad deportiva.

El doctor deportivo Julio Grados explica que nuestro cuerpo, con su vasto conocimiento, nos avisará con anticipación cuando se acerque una lesión o cuando estemos cerca de padecer alguna dolencia.

La principal característica, explica el médico, es alguna “dolencia” en determinada parte del cuerpo. Lo importante es anticiparse. “Si usted siente algún tipo de dolor en alguna parte de su cuerpo, no piense que es algo pasajero: acuda a un especialista. Prevenir es mejor que lamentar”, asegura. Lo aconsejable sería disminuir las horas de ejercicio.

Pero el dolor es tan sólo uno de los problemas. Quizá el mal que acarrea más dificultades y a partir del cual se generan más lesiones sea el sobrentrenamiento. “Los dolores se pueden presentar de varias formas y durante distintas etapas del ejercicio”, explica el doctor Julio Grados. Según el especialista, se tiene que tener principal atención a las incomodidades que se puedan sentir al final de cada práctica.

“Tenemos que saber descansar. Muchas veces nos sobre exigimos y eso puede dañar los tejidos y músculos de nuestro cuerpo. Si es que sentimos algún tipo de malestar luego del entrenamiento, quizá estamos sobrecargando a nuestro cuerpo de trabajo”, sostiene el doctor. “Una cosa es el cansancio natural y otra el dolor; tenemos que aprender a diferenciarlos”, concluye.

Ten en cuenta que si te está costando llegar a un tiempo que antes resolvías con facilidad, puede ser por falta de ritmo o porque a tu cuerpo le está pasando algo. Lo más recomendable es siempre visitar a tu médico para que él te pueda hacer un diagnóstico más acertado, pero ten siempre presente estos tipos de dolencia.

¡Compartir por correo electrónico!