Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Tips para antes de dormir que pueden beneficiar tu rendimiento

El running se basa mucho en el día previo: la adecuada preparación, el correcto entrenamiento y, sobre todo, una buena noche antes de una carrera, que puede marcar significativamente la diferencia a la hora de estar en la pista de competencia a la mañana siguiente.

Todos los runners tienen rutinas previas, pero no todos conocen las verdaderas maneras de beneficiarse antes de una competencia. A continuación te mostramos diversos tipos de “rituales” nocturnos:

Una de las rutinas más comunes, y efectivas, es el relajamiento mental. Para Kaitlin Gregg Goodman, el mayor reto por las noches es “apagar su cerebro”. La atleta de 30 años usa tapones en los oídos para aislarse del mundo y del ruido. Luego llena sus pulmones lentamente. La competidora olímpica en 5K, 10K y maratón realiza lentas inhalaciones por las noches. Esta técnica la obtuvo del entrenador, olímpico y psicólogo del deporte, el irlandés Róisín McGettigan.

Para Willie Milam, la desconexión antes de la carrera pasa por distraerse con sus compañeros de habitación. Series de suspenso, comedia o misterio le sirven para soltarse antes de la competencia o del mero entrenamiento. Este medio de relajación le sirvió para combatir el nerviosismo que experimentaba antes de una prueba.

Otras personas aprovechan para relajarse frente a un televisor, sin olvidar la parte de la recuperación, aspecto vital en los corredores. Lindsay Flanagan utiliza sus botas de recuperación NormaTec. Las usa de 10 a 15 minutos mientras observa sus series preferidas.

 

Ver más

Cómo evitar las ampollas al correr

10 mandamientos para adelgazar corriendo

El vino y sus beneficios en el deportista

 

Aunque otro grupo de runners, antes de cualquier competencia, tiene otras maneras de relajarse. Los más tradicionales, una noche antes realizan una prevención y conocimiento de la ruta de mañana. Diego Estrada toma la meteorología bastante en serio. El muchacho se entretiene observando la aplicación Accuweather. Él, que se entrena a 2 mil metros sobre el nivel del mar, pasa las noches esperando que los vientos desciendan y así realizar un mejor ejercicio.

Luego de cenar, Marco y Natasha Anzures gestionan su tiempo en llenar su agenda running. Ellos se entretienen apuntando, señalando y marcando sus próximas carreras, rutas cubiertas, visitas al terapista físico y kilómetros realizados. Gigantescas caras felices para los días buenos y rostros tristes o nubes de tormentas para los grandes desafíos. Este mismo dúo tiene otro “ritual” nocturno: mandar mensajes a sus compañeros de entrenamiento. El matrimonio envía textos a otros corredores de la zona de San Diego para entrenar.

Los runners también tienen otros pasatiempos antes de dormir. Para algunos es importante tener todo listo. Para Lindsay Flanagan es importante tener la indumentaria lista una noche antes: “Me gusta tener mi ropa diseñada para el entrenamiento del día siguiente, antes de ir a la cama, mi maleta para la pista o el otro entrenamiento; es reconfortante saber que estaré lista para rodar por la mañana”, comenta.

Aunque otros prefieren dormir con la ropa de entrenamiento puesta. Es el caso de Joanna Thompson. Ella advierte que tiene algunos días que está tan cansada que no quiere moverse. “Se ahorra tiempo y luego realmente no se tiene que pensar demasiado,” explica.

¡Compartir por correo electrónico!