Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

¿Correr con zapatillas delgadas ayuda a evitar lesiones?

Correr, ese deporte que tanto nos apasiona, con el que conseguimos liberar el alma a lo largo de la ruta, con el que encontramos paz interior mientras nuestras piernas se exigen y nuestro cuerpo se ejercita al máximo para alcanzar las metas que nos proponemos. Pocas veces se pensaría que algo que nos trae tantas satisfacciones, también podría ser el determinante para las más severas lesiones.

Ahora, alrededor de las lesiones y cómo evitarlas existen muchos métodos. Algunos conocidos, como el calentamiento o el estiramiento, hasta otros menos tradicionales e inclusive los que aseguran que algunas zapatillas pueden evitar que te lastimes.

Sí, las zapatillas, quizá el equipamiento más importante en la práctica del running. Así lo explica el doctor especializado en deporte Wingyen Mac del Centro Médico Especializado OSI: “La acción de correr tiene como primer impacto la parte exterior de los talones con el piso. Al momento que el pie desciende gira ligeramente para tocar el suelo y ese acto protege las piernas, pues la fuerza se distribuye me manera homogénea. Ante esto, correr descalzo muchas veces es más beneficioso y evita lesiones”, explica el especialista.

 

Ver más

Señales para reconocer que se avecina una lesión

Cómo quemar grasa mientras duermes

¿Es recomendable entrenarse arriba de los sesenta años?

 

Pero la idea de correr descalzo resulta descabellada. Por esta razón en el mercado se puede optar por zapatillas minimalistas. Este tipo de calzado tiene características que poseen como función principal respetar los movimientos naturales del pie.

Esta zapatilla tiene como principal característica la delgadez. Se pueden doblar por la mitad sin ningún problema y son fundamentales para evitar lesiones, ya que respeta el movimiento natural del pie. Además, omite las propiedades de amortiguación y las suelas especiales.

Un estudio de “Medicina y Ciencia en Deportes y Ejercicio” determinó que los calzados más extravagantes y caros, aquellos que aseguran una mayor absorción del impacto, son los más proclives a las lesiones. Por esta razón, cuánto más desgastadas están las zapatillas y con menor protección, los pies tienen más control del movimiento y, por ello, se reduce el porcentaje de daño.

Una acotación importante: si decides optar por este tipo de calzado por primera vez y vienes de utilizar zapatillas convencionales, tienes que adaptar tu pie. Necesitarás un trabajo de “ajuste”: empieza por andar descalzo por casa, eso acostumbrará a tu extremidad a recuperar su pisada natural.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!