Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Deporte en verano: errores que debes evitar en esta época del año

Realizar deporte en verano puede ser un placer, ya que es época de vacaciones, relax y buenos ratos libres para entrenar.

La carga laboral se reduce, el sol nos invita a disfrutar de cada día y los amigos también están con más tiempo libre para acompañarnos en nuestras rutinas deportivas.

Sin duda es una buena época para intensificar los ejercicios y combatir los kilos extra ganados en la noche de Navidad o Año Nuevo.

Pero, a veces, olvidamos que el verano también tiene viene con algunos perjuicios: ese mismo sol que nos invita a la diversión, puede ocasionarnos quemaduras en la piel, deshidratación o insolación.

A continuación, te brindamos consejos para que puedas aprovechar al máximo esta época del año sin los inconvenientes asociados al exceso de sol.

Carlos Rodríguez Flores, médico dermatólogo del Hospital Cayetano Heredia y runner desde hace más de 10 años, nos brinda los tips esenciales para sobrellevar este caluroso tema y nos pone al tanto de los errores que debemos evitar.

Deporte en verano: consejos

1. Protección

Quizá el punto más importante es combatir el poder del sol. Se pronostica que para los meses de verano de 2018, en la capital tendremos temperaturas de hasta 30°C.

Esto quiere decir que estaremos expuestos a grandes cantidades de calor y rayos ultravioletas. Lo mejor será llevar puesto un bloqueador solar: tenemos que colocarlo 20 minutos antes de la actividad en las partes expuestas del cuerpo: piernas, brazos, cuello y rostro. El uso de una gorra también se vuelve indispensable.

 

Ver más

Alerta: peligro de hiponatremia

Qué es el flato y cómo lo prevenimos

Running y dieta: cómo combinarlos para adelgazar sin perder rendimiento

 

2. Calentamiento

Es un punto preocupante saber cuántas lesiones se pueden evitar si se realiza una adecuada calistenia. Algunas veces olvidamos que, en ciertos casos, venimos de estar más de ocho horas sentados en una oficina.

Teniendo como antecedente nuestra actividad profesional, en verano debemos calentar más todavía, así corramos 30 minutos. Nuestros músculos y articulaciones tienen que despertar antes del ejercicio para evitar lesiones.

3. Entrenamiento

Simple y concreto, evitemos las horas en que el sol se encuentra en toda su plenitud. Entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde no es una buena opción salir a entrenar.

Nuestro cuerpo experimenta varios cambios cuando el sol está en su punto máximo. Estos pueden ser aumento considerable de las pulsaciones, se entrecorta la respiración, la fatiga llega con mayor facilidad y, quizá el punto más perjudicial, el tiempo de recuperación es mayor.

4. Hidratación

Es importante hidratarte antes, durante y después del entrenamiento, y más cuando hay demasiado sol. De no hacerlo puedes padecer golpes de calor o deshidratación.

La mejor forma de combatir estos males es el agua. Toma algunos sorbos antes de entrenar. Desplázate por una ruta en la que sepas que encontrarás zonas de hidratación o, si no, lleva alguna botella de agua.

Incluso, si el camino es largo, es bueno comprar una mochila hidratante y hacer las largas distancias con ella.

5. Sobreentrenamiento

Evita realizar un doble entrenamiento bajo la premisa “como comí dos veces, correré el doble”. El running no funciona así y la digestión tampoco.

Si comiste doble ración, lo mejor que puedes hacer es beber bastante agua para acelerar la asimilación y entrenar lo habitual. A veces menos es más.

En todo caso, las palabras autocontrol y responsabilidad tendrán que estar el doble de tiempo en tu mente.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!