Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

“Luego de la penalización pensé en abandonar”: entrevista con Remigio Huamán después de la MDS

Foto:Huamán, en su Huancavelica natal

El atleta Remigio Huamán se confiesa y explica los detalles de la penalización de dos horas que se le impuso en la Marathon des Sables Perú, concluida el pasado lunes

Huamán aún sigue en Paracas. El deportista peruano, quinto puesto en la primera Marathon des Sables (MDS) celebrada en Sudamérica, se recupera de los seis días de competencia mientras medita los recientes sucesos en el desierto de Ica.

Después de seis días de dura competencia, ¿con qué sensación te quedas?

Bueno, en la primera etapa se empezaron los kilómetros iniciales en terreno firme, donde podías correr. Y casi los últimos 20 nos encontramos en un valle donde la ruta se puso muy difícil.

Mucho calor, más el peso de la mochila que llevábamos en la espalda. Eso me complicó. Perdí varios minutos frente al marroquí (Rachid El Morabity) y además llegué un poco deshidratado.

Ahí te sacó una gran ventaja…

Sí, ahí me sacó casi 30 minutos, casi 50 segundos por minuto. Fue demasiado. El resto de etapas él las manejó muy bien. Además fui penalizado con dos horas y me desplazaron hasta el sexto lugar el día de la cuarta etapa.

¿A qué se debió esa penalización?

Porque en una revisión la comida que tenía en mi mochila no sumaba lo que yo debía tener. Sucede que venía una etapa larga y yo comí doble ración, y mi idea era limitarme después.

Ellos no lo entendieron. Faltaron seis mil calorías y me penalizaron.

 

Ver más

Remigio Huamán ganó El Cruce 2017

Remigio Huamán, a la conquista de Europa

Marathon des Sables Perú: Ramírez y Huamán en el ansiado Top 5

 

¿Cómo te perjudicó la penalización?

Soy realista: ganarla iba a ser muy difícil. El marroquí tenía una ventaja muy considerable. Perdí mucho tiempo en la primera etapa, pero para el segundo o tercero sí se podía.

Al final la penalización fue un golpe duro para mí. En ese momento quería salir del campamento e irme. No quería estar ahí… todo fue muy extraño.

En el reglamento dice que la mochila se revisa antes de cada etapa, pero a mí me revisaron después de 30 minutos de haber terminado. Unos franceses que peleaban el quinto y sexto lugar pidieron a la organización que nos fuera a revisar.

Pero bueno, recapacitando y meditando salí a pelear la última etapa y lo hice sudando y dando todo hasta el final.

Todo eso te desmotivó…

Imagínate. El ánimo es otro. Esa noche yo no pude dormir y tenía que salir al día siguiente. Pensaba en lo que pasó. En mi familia. Me preocupé por ellos pues no sabían por qué era.

Imaginaban que me había lesionado. Terminé la carrera y los llamé. Además no quise comer y bueno, al amanecer salí con todo.

¿Cuánto pesaba tu mochila?

Nos piden seis kilos y medio. De ahí baja porque consumes la comida. Nunca va a bajar la bolsa de dormir y alguna que otra cosa. Ahí son tres kilos fijos. Mi mochila empezó con ocho kilos.

¿Y el resto de etapas?

De ahí la segunda, la tercera y la cuarta etapa veníamos acompañando al marroquí y el lunes (sexta etapa) ya terminamos de la mano.

¿La MDS Perú es la competencia más complicada en la que participaste?

Mira, honestamente yo he corrido este año la MDS en Marruecos y la Media MDS en Fuerteventura, España, y aquí la completa.

La de Marruecos la veo más complicada por el calor y el terreno. Pero son momentos distintos. Para llegar a Marruecos pasé muchas horas de viaje: Huancavelica – Lima (en bus); Lima – Madrid; Madrid – París; París – Marruecos.

Es un largo trajín. Llegué un poco desgastado. En cambio aquí de Huancavelica en bus hasta Lima, casi 10 horas, y de ahí a Ica. Pero estamos en casa. Quizá por eso la sentí un poco menos complicada que la de Marruecos.

¿Y lo más duro de la Marathón Des Sables Perú?

Quizá el tema del peso de la mochila. Bueno, también la primera noche en el desierto y luego amaneces dentro de la carpa… es distinto. Uno tiene que dosificar pensando en el resto de etapas.

La primera fue la más complicada. Ese día y el segundo hubo muchos abandonos. Pero bueno, para los peruanos correr en casa es un plus. El calor de los compatriotas ayuda.

¿Cómo terminó tu cuerpo?

Algunos acaban con ampollas o dolor en los gemelos, pero yo no tengo nada de eso. Quizá por mi experiencia. Un poco cansado, puede ser. Pero nada más.

Ahora en 10 días participaré en otra ultra y estoy preparado. Pero nada, de aquí a trotar en una o dos horas.

Está por terminar el año, pero aún te quedan competencias

Sí. El 15 de diciembre se corre la Ultramaratón de la Fe, desde la Plaza de Armas de Trujillo hasta la provincia de Otuzco. Ahí voy a correr 76 kilómetros.

La he ganado siete veces, pero bueno, quiero seguir triunfando en ella. Luego un ultra en Gran Canarias (125 kilómetros), y luego vemos si voy al Mundial en España o analizamos el calendario.

Remigio Huamán en acción:

Rompiendo barreras

Hay momentos que cambian el curso de la historia, acciones que nos definen. Hay momentos que empujan barreras y que revelan nuestro verdadero potencial. Son prueba de que solo estamos limitados por nuestra imaginación. Nos hablan de algo profundo dentro de nosotros, algo en nuestro ADN, esa parte que nos pregunta qué más tengo que hacer. Allá afuera hay una barrera esperando ser rota y estoy corriendo hacia ella. El el 28 de noviembre correré la Marathon Des Sables en Paracas, una carrera de 250 kms durante 6 días. Mi reto: hacer historia. #rompiendobarreras #justdoit #nike #marathondessables #hacerhistoria

Posted by Remigio Huaman on Friday, November 24, 2017

¡Compartir por correo electrónico!